El grupo que se disponía rescatar a Óscar Pérez del Latok II, ha desistido en su intento, debido a que las condiciones en las que se encontraba, hacían más que peligroso el rescate, un rescate complicado sin saber si el montañero se encontraba o no con vida tras pasar una semana herido. Todo parece indicar que el mal tiempo ha hecho desistir, porque el grupo corría serio peligro de poder correr la misma suerte que el montañero Óscar, que es algo muy triste a lo que los montañeros se enfrentan siempre.

familia-oscar.jpg

La situación de regreso es muy triste, porque decir a la familia que es imposible salvarlo, es sencillamente cruel, pero la montaña no entiende de sentimientos. Hay que entender que la vida del grupo de rescate no debe ponerse en riesgo si las condiciones son extremas, porque sería aún más triste perder a más personas, por lo que la decisión ha tenido que tomarse de manera conjunta y viendo el tiempo que estaba empeorando radicalmente, algo que en montaña es un mal signo.

Los montañeros saben que se juegan la vida cuando suben a las montañas y este riesgo lo asumen junto con la familia, que en estos momentos está destrozada, porque ha perdido a uno de los suyos, al igual que los montañeros, porque Óscar Pérez era uno de esos montañeros jóvenes con una gran habilidad y que tenía a sus espaldas un cierto grado de veteranía. Es una pena y desde luego una noticia muy triste. Ahora el cuerpo del montañero descansará para siempre en la montaña, un lugar que Óscar Pérez amaba y donde descansará para la eternidad.